El intelectual y el artista

La emoción y el pensamiento son aspectos que nos cruzan como especie pero la valoración que le damos a sus autores no es la misma en el tiempo y espacio.

Sin ser esto una regla de oro porque hay artistas que superan la barrera de los milenios e intelectuales que gozan de los placeres de la fama; los artistas e intelectuales tienen una valoración distinta en el tiempo. Los primeros en muchas ocasiones son los ídolos de sus días, mientras que los segundos no alcanzan un gran reconocimiento sino unas cuantas décadas después de su muerte.

No es la medida más exacta pero uno de los mejores modos que la actualidad nos permite calificar el nivel de fama de una persona es a través de la cantidad de seguidores en redes sociales. Es cierto que centrarse en este mecanismo contiene algunos sesgos como lo es la geografía (en países tan grandes como China o India una red social como Instagram no es masivamente usada) o la cuestión edad que es capaz de generar una distorsión en cuanto popularidad. Algún cantante de antaño puede ser más reconocido a nivel mundial a pesar que tenga un menor número de seguidores comparado con el influencer de moda.

Asumiendo estos limites, las personas más seguidas en instagram nos brindan un panorama esclarecedor del porqué de su reconocimiento. El individuo más seguido en dicha red social a la fecha que se escribe este texto (agosto 2022) es el futbolista Cristiano Ronaldo y el número 2 es la celebridad estadounidense Kylie Jenner Pero si miramos la lista en su top 15, nos encontramos unos patrones claros.

En sí en este escalafón nos hayamos con unos cuantos futbolistas, algunas celebridades de internet, actores o músicos. Los políticos o empresarios no son tan populares en esta plataforma, teniendo más cantidad de seguidores en redes como twitter. Sorprende saber que Elon Musk con su nivel de influencia mundial no supera a los 10 millones de seguidores en Instagram.

Los desaparecidos por completo de este rango de popularidad son los intelectuales. De los pensadores contemporáneos como Nassim Taleb, Steven Pinker, Yuval Noah Harari, Slavoj Zizek, Esther Duflo, entre otros, nos damos cuenta que a pesar que tengan su nicho ellos están lejos de ser los ídolos de época.

Por supuesto que el interés de muchos científicos no es ser portada de la revista de chismes de moda, su estilo de vida se interesa por otras cosas. Pero recordemos que personas como Albert Einstein o Richard Feynmann gozaron de una fama que incluso los ayudó crear un perfil de mujeriegos como cualquier Rock Star. Sin embargo esto no es la regla ya que los intelectuales, pensadores, científicos o escritores no son atiborrados de fama y al público en general no les interesa.

La actriz y cantante Selena Gomez cuenta con más de 300 millones de seguidores en sus redes sociales

Por supuesto que hay pensadores altamente reconocidos dentro de su entorno y que son capaces de llenar salones enteros ante miles de curiosos que quieren conocer sus ideas de primera mano. Pero el destino del intelectual que está a la vanguardia de su generación casi siempre es el de ser recordado a través de sus ideas durante el paso de las décadas o siglos. Lo conocerán más personas en el futuro que las del presente y ese ha sido el destino de los mayores exponentes del pensamiento.

Con total certeza en la época de Platón o Aristóteles habían genios musicales que llenaban cualquier evento público y eran el furor de los adolescentes. Hablamos de personas que en su tiempo eran aclamados tal como los mismos deportistas de hoy; el joven ateniense promedio no tendría como ídolo a los aburridos filósofos ya que su atención giraba hacia el Drake o el Cristiano Ronaldo de su tiempo.

Es extremadamente difícil conocer nombres de deportistas o músicos famosos antes del año 1.500 D.C. Quizás solo el erudito contemporáneo de este tipo de temas podrá referenciar algunos nombres que ha tapado el olvido. Sin embargo, si han quedado en la memoria los pensadores, aquellos que seguramente no eran recibidos como dioses por sus contemporáneos pero que su legado perduró mucho más en el tiempo.

el joven ateniense promedio no tendría como ídolo a los aburridos filósofos ya que su atención giraba hacia el Drake o el Cristiano Ronaldo de su tiempo.

Pensé por un tiempo en la razón por la cuál esto sucedía y llegué a una conclusión que confieso es bastante proclive a estar equivocada. Creo que lo que hace que los artistas como los músicos o actores destacados sean tan famosos en su tiempo de vida es el hecho que mueven las emociones de la generación que se encuentra viva.

Inmanuel Kant en su tiempo de vida era un profesor que pasó su existencia en la misma ciudad. No era el ser más reconocido en dichos años, pero hoy sus ideas perduran 300 años después de su muerte.

Al ser humano le importa mucho más quien pueda llevarlo a sentir emociones que llegar a reflexiones, por ello los artistas son los ídolos de su tiempo. Ser músico exitoso es una de las vidas más privilegiadas que se pueda tener, incluso asumiendo los propios peligros que representa tanta fama y dinero.

Los intelectuales por su parte no son personas que llenan estadios; a pesar que pueden disfrutar un importante reconocimiento muchos tendrán una vida bastante normal. Las ideas o el pensamiento son cosas que se tornan importantes en el mediano o largo plazo, el valor de una obra intelectual necesita de mucho más tiempo para ser apreciada que una obra musical.

Cuando el arte y el intelecto se combinan ya hablamos de una creación que tiene grandes posibilidades de ser relevante por generaciones. Pensemos en personajes tan reconocidos como Leonardo Da vinci o Miguel Ángel quienes poseían las virtudes de ser un artista con una superior capacidad intelectual.

Quizás una excepción a la regla se da en los pintores; incluso hay casos como los de Van Gogh donde su fama se construyó años después de su muerte. Los pintores tienen la ventaja que no gozan otros artistas como los actores (o al menos antes del siglo XX) que su obra puede permanecer durante siglos.

En conclusión tenemos que en el corto plazo la emoción está sobre el pensamiento y por eso queremos que nuestros héroes actuales nos generen sensaciones nuevas a través de sus talentos. En el largo plazo la idea o pensamiento toma fuerza sobre la emoción ya que muy escasas personas tendrán el interés de vivir sus emociones con base en un cantante de hace 400 años. Sin embargo, el pensamiento humano requiere de grandes procesos para acentuarse y una vez se tiene éxito chocamos de frente con una obra como La República de Platón o el Arte de la guerra de Shun Tzu.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s