En contra de romantizar a Pablo Escobar

Escobar es un error de la historia, es un paso atrás de la humanidad pero es mundialmente reconocido y muchas veces aclamado. En este texto intentaré entender del porqué de su fama y porque creo que es un error admirarlo.

Es común cuando se viaja por fuera del país de origen que la primera pregunta que se reciba sea con respecto a la nacionalidad. Mencionar ser colombiano genera curiosidad, por el lado positivo tenemos a los exponentes musicales como J Balvin, Shakira o Karol G; pero los estigmas del país aún siguen presentes cuando se toca el tema del narcotráfico.

Colombia es uno de los principales exportadores de Cocaína y ese es un hecho conocido en diversas partes del mundo, una de las razones de esta fama tiene nombre y apellido: Pablo Escobar. A decir verdad este texto proviene del análisis de la extraña fascinación que hay con este personaje que desde ya dejo claro me parece una de las peores mierdas que ha producido el país.

La popular serie de Netflix Narcos ha sido una de las causantes de despertar el interés en este personaje

Hace poco menos de 30 años Escobar murió abaleado en Medellín; al día de hoy jóvenes que ni habían nacido en ese entonces, provenientes de los lugares más lejanos del planeta me han preguntado por él con una sorprendente curiosidad. Para añadir escribo esto desde la ciudad de Medellín donde se ofrece toda clase de tours con respecto a la figura de Escobar. Incluso famosos han venido a Colombia con el objetivo tomarse una foto en su tumba, espacio que funciona como una especie de peregrinación para miles de turistas que vienen anualmente.

Wiz Khalifa foto con la tumba de Escobar

Es sorprendente que el olvido no ha actuado tan fuerte sobre la imagen de Pablo Escobar ya que hay que mencionar que 3 décadas posterior a una muerte es tiempo suficiente para borrar mucho de su recuerdo. Por supuesto a esto han contribuido series que han sido todo un éxito en plataformas digitales alrededor del mundo como Narcos o la misma serie de El patrón del mal.

A decir verdad he tratado de entender este fenómeno sobre el porqué despierta tanta admiración un sujeto como estos que como mínimo debe ser catalogado de psicópata. Incluso he conocido personas inteligentes que sienten atracción por su figura y he de reconocer que esto me perturba. Intentando dejar atrás mis impresiones negativas sobre Escobar trataré de esbozar las razones sobre su admiración.

Incluso famosos han venido a Colombia con el objetivo tomarse una foto en su tumba, espacio que funciona como una especie de peregrinación para miles de turistas que vienen anualmente.

La fijación humana por los delincuentes y asesinos:

Las historias de delincuentes se venden bien, la especie ha demostrado ser débil ante este tipo de sujetos y en varios momentos han despertado esa admiración que goza Escobar. Figuras como Bonn and Clyde o Billy the Kid han estado presente en el imaginario americano a pesar de sus actuar delictivo. Además recordemos que una de las tristes verdades es que la historia ha sido escrita por asesinos.

En ese orden de ideas no creo que el caso de Colombia sea una situación particular y única; mi mayor punto de referencia sobre este hecho es pensar en Alemania. Hablamos de una de las naciones que más produjo genios en toda la historia. Los alemanes han generado mentes tan brillantes como las de Einstein, Schopenhauer o Hegel y si nos extendemos a otras ramas que no solo implican el conocimiento también encontramos glorias en materia deportiva o musical.

Sucede con Alemania que para muchas personas en el mundo su punto de referencia es Hitler. Es decir que se olvidan de los grandes aportes de una civilización para enfocarse en la figura macabra del «fuhrer». Bajo mi punto de vista esto es algo que genera tristeza pero al final es imposible combatir a lo que las masas se quieren enfocar.

Personajes que están listos para doblegar y asesinar civiles por sus causas son reconocidos a nivel mundial y en este caso Escobar a pesar de su prontuario goza de su especial estatus de casi rock star.

Hay que decir en este tipo de descripción asuntos tan importantes como aceptar la habilidad que tuvo Escobar en materia de negocios. Él fue inimaginablemente multimillonario y por supuesto también los humanos (en general) mostramos debilidad por aquellos que hacen dinero a veces obviando los métodos para conseguirlo.

Les seré sincero en algo y es que debido a mi posición abierta a la legalización de las drogas mis criticas hacia Escobar no van dirigidas a su accionar comercial. Personalmente creo que nos hubiéramos evitado personajes como este tipo de haber tenido a nivel global una posición más racional en materia de sustancias.

Por otro lado Pablo Escobar se ganó multitudes en Colombia a partir de gastar dinero en obras sociales sobretodo en la ciudad de Medellín. El precio a pagar de sus actos «altruistas» fue la formación de una generación de sicarios dispuestos a dar su vida por esta figura mesiánica. De aquellos barrios favorecidos la moneda de cambio fueron miles de jóvenes que se perdieron por los delirios megalómanos de este señor.

Personajes que están listos para doblegar y asesinar civiles por sus causas son reconocidos a nivel mundial y en este caso Escobar a pesar de su prontuario goza de su especial estatus de casi rock star.

A pesar de su inmensa fama no debemos olvidar que esa mente también estuvo dispuesta a hacer estallar un avión que venía con niños incluidos. La romantización en el extranjero que se le hace a Pablo Escobar es una desgracia en la medida que genera la celebración de una mente criminal. No considero que sea digno de peregrinación un personaje que ponía bombas en cualquier lugar del país, además de ser quien calló las voces de algunas de las personas más interesantes de su tiempo.

En este avión se perdieron de la manera más vil cientos de vidas por el capricho de un sociópata

Entiendo que para los extranjeros debido a su distancia geográfica o emocional simplemente les dé igual, tal como le da igual a un no alemán disfrazarse de Hitler. Me sorprende que esa cultura de la cancelación que es capaz de mandar a la hoguera mediática a personas por simples puntos de vista no convencionales no sean capaz de criticar abiertamente la reconstrucción y romantización de la imagen de un sujeto como estos.

Al final cuando un personaje como estos muere, asumimos que sus errores no serán pagados y las vidas que quitó no serán recuperadas. En ocasiones toca aferrarse a que el tiempo haga su trabajo de mandar al olvido a esta clase de megalómanos asesinos. Por supuesto habrá un día en que el nombre de Pablo Escobar será olvidado del recuerdo colectivo, pero tengo la certeza que eso requerirá de mucho tiempo que seguro sobrepasará mi tiempo de vida.

Lo peor que se puede hacer en este caso es seguir alentando a la construcción de estos relatos ficticios de un sujeto que solo fue una de las mayores degracias para miles de seres humanos. Escobar debe ser olvidado y un punto para comenzar es cuestionar esa fascinación y admiración que no tiene sentido alguno, al menos si lo que buscamos es avanzar como especie.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s