Apuntes para tiempos de guerra

Cuatro ideas para sobrellevar los tensionantes días presentes.

Lo primero y lo más importante que debo decir es que no soy ninguna autoridad para escribir este tipo de textos. A pesar que toda mi vida he estado en un país donde la guerra y el conflicto han predominado tuve la suerte de no sufrirlo directamente. Sin embargo, detrás de la guerra se esconden algunos aspectos psicológicos que para los civiles se hacen difícil de sobrellevar como por ejemplo la ansiedad y el miedo que naturalmente emergen en estos escenarios.

Sobre la mente humana tengo una que otra cosa para decir y es lo que quiero compartir en este texto. Para iniciar es necesario entender el contexto del porqué esta guerra ruso-ucraniana es tan importante. El mundo no se ha librado de las guerras nunca, lo que ha pasado es que se han ido combatiendo en terrenos cada vez más pequeños y los conflictos entre estados casi que han desaparecido. Pero en los últimos años hemos tenido guerras en Yemen, Siria, Etiopía o Libia, claro está sin que ninguno de ellos representé una amenaza global.

Guerra de Yemen

A ciencia cierta lo que preocupa al mundo no es necesariamente lo que ocurre dentro de Ucrania, sí así lo fuere desde hace mucho estuviéramos pendientes de la situación pues la guerra dentro de este país empezó en el 2014. Ahora bien es su capacidad de escalabilidad lo que nos asusta pues tenemos involucrada a una de las grandes potencias militares y nucleares. Por indignante que sea la invasión el mundo no está sufriendo propiamente por Ucrania, la reacción viene en pro de frenar a Putin, del cuál no conocemos sus verdaderas intenciones y de sus acciones depende mucho.

No voy a mentir en que esta guerra es el escenario más tensionante que ha vivido occidente casi desde la crisis de los misiles en 1962. Un mal movimiento de Rusia y tenemos más países involucrados generando un efecto domino el cual el siglo XX nos enseñó en lo que podría terminar. Pero citando a los filósofos estoicos nadie que lea este blog tiene control sobre las acciones de Putin, Zelensky o la OEA, por ello nos vamos a enfocar sólo en aquello que si podemos controlar, siendo ese el sentido de este articulo.

  1. Nadie sabe lo que va a pasar:

Los humanos tenemos sed de certeza y esto no es algo necesariamente malo. El problema radica cuando depositamos esta confianza en la opinión de expertos. El que diga que sabe qué va a pasar está mintiendo y mi recomendación es desconfiar de todos esos gurús por más pergaminos que tengan. Estamos en un terreno impredecible donde cosas tan simples como una acción impulsiva errónea es capaz de llevar a serios desastres.

2. Una guerra no es linear:

Llevamos una semana desde el anuncio de la invasión y hay quienes se animan a pensar que una menor intensidad del conflicto significa que estamos cerca al final. Recordemos que la segunda guerra mundial duró 6 años y que no fue un proceso donde cada día era peor, las guerras tienen periodos de alta y baja intensidad. No nos confiemos en los momentos más tranquilos, tengamos en cuenta que la guerra es el punto donde el humano demuestra lo peor de sí y en este aspecto no tenemos limites.

3. Es Putin no los rusos:

Esto es quizás el elemento más importante a tener en cuenta. El ambiente de xenofobia que se está creando con los rusos es peligroso. Se está llevando a un extremo de la cancelación que personas están perdiendo sus empleos, perdiendo sus negocios o siendo discriminados solamente porque nacieron en Rusia. Usualmente esto es un efecto normal pero indeseado de las guerras, de igual modo vale la pena recordar que dentro de la misma Rusia miles están protestando contra la toma de ucrania.

4. Tener cuidado con la lógica de buenos y malos:

Esto es la parte más difícil porque se necesita cuestionar el modo en qué pensamos. Nuestra mente requiere de la simplicidad de dividir al mundo de esta manera, es un recurso explotado en las diferentes áreas de nuestra vida. Abracemos la ambigüedad en reconocer que hay cosas en las que Rusia puede tener razón y en otras no, del mismo modo aplica para Ucrania y occidente. Como agentes observadores más que a tomar partido propongo la revisión de los hechos de la manera más objetiva posible. Asumiendo la posibilidad de un error en nuestro razonar. De igual modo quiero recordar que los verdaderos perdedores son los civiles.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s