Lo que aprendí de un gato

Los vínculos con las mascotas son un terreno de enseñanza, y este espacio quiero dedicárselo a lo que un gato llamado Ángel hizo para hacerme crecer como persona.

Considero que una de las experiencias más significativas que podemos tener es construir una relación profunda con un animal. Es algo enriquecedor en la medida que construimos lazos y métodos de comunicación con seres que operan en lógicas diferentes a las nuestras.

Los humanos empezamos a domesticar a otras especies ya que nos resultaban útiles para algo: alimentación, trabajo o transporte. Sin embargo, la naturaleza nos dio la posibilidad de compartir relaciones afectivas con ellos y construir historias significativas en nuestros relatos de existencia.

De niño no me gustaban los gatos y siempre preferí los perros, pero a medida que crecía desarrollé una personalidad que resultó más afín con los felinos. Valoro la independencia, la libertad y la tranquilidad, aspectos que me hicieron abrir las puertas de mi hogar al siguiente individuo.

Su nombre es Ángel y si soy sincero lo adopté para frenar una plaga de ratas en mi anterior hogar. Efectivamente funcionó y de paso me enamoré de esta creatura que de manera directa o indirecta me ha enseñado algunas cosas que quiero compartir.

Vale la pena decir que escribo prematuramente este texto, estoy seguro que mil cosas más se pueden aprender durante años de convivencia con estos encantos. Ángel solo lleva conmigo un año y medio, un tiempo relativamente corto pero lo suficiente para aprender unas valiosas lecciones.

Soy consciente que los gatos tienen comportamientos similares con independencia del contexto y seguro otros «dueños» de estos animales vivieron cosas parecidas. Pero el objetivo no es compartir lo que se puede de aprender de los gatos en general sino centrarlo en mi propia experiencia con Ángel y sus asuntos particulares.

La vida que envidio

Una conclusión a que he llegado en conjunto con otros dueños de gatos es que sus vidas son envidiables. No creo en la reencarnación pero si ello existiera me pido ser en una próxima vida un gato doméstico en una familia que me quiera. Uno de los motivos por los cuales se llega a esta idea es a partir de la vida libre de estrés y preocupaciones (excepto cuando tienen hambre) que ellos irradian.

Ángel pasa la mayor parte del tiempo durmiendo , comiendo, descubriendo, jugando o sólo siendo perezoso. Seguro las partes más interesantes de su vida ocurren cuando deambula en la noche mientras yo me entrego a los diversos ciclos del sueño. Verlo me transmite sólo tranquilidad y motivación, me mentalizo en trabajar duro para algún día vivir como él. Ángel no irradia estrés o preocupación y eso es lo opuesto a mi actual ritmo de vida.

Pero a una reflexión que he llegado es que tengo lo mismo de él: una casa, comida y un mundo al cual explorar. Creo que la enseñanza que me da Ángel es que para tener paz mental sólo necesitamos lo mínimo: un lugar donde dormir, comer y cagar, lo demás es añadidura.

Formas de expresar el amor:

Como muy bien entienden los dueños de gatos una de las principales diferencias con un perro es su modo expresar cariño. Si pasan muchos días sin vernos los perros llegan a demostrar una inmensa felicidad cuando ocurre el reencuentro. Con los gatos pasa diferente, estuve una semana de viaje y apenas llegué a Ángel solo se le ocurrió exigirme comida en un comedero que estaba lleno.

Conozco a personas que no soportan esta indiferencia felina, pero considero que eso hace especial otros métodos que tiene Ángel de hacerse presente. Uno de ellos es el acto de hacer presencia por horas cuando estoy trabajando o escribiendo.

Su decisión de dormir en un lugar incómodo (teniendo mejores espacios a su disposición) con tal de acompañarme lo interpreto como un invaluable gesto de amor. Estando en los límites del estrés ver cosas como la siguiente imagen solo te hace mejor la vida y creo que eso se trata amar: hacer la vida un poco mejor para el otro.

La indiferencia gatuna no es una constante el 100% de las ocasiones, hay momentos aleatorios donde Ángel me acompaña y me sigue todo el tiempo. Incluso es capaz de pasar horas acostado al lado de una puerta esperando a que yo le abra. Me gusta y he aprendido del modo de dar amor por parte Ángel , solo es una cuestión de reafirmar su individualidad y no dependencia, pero demostrando en momentos simples que ahí está a mi lado.

Vivir el momento

Los gatos pasan un considerable tiempo descansando o guardando energías, ellos saben que las necesitan en aquellas actividades que consideran necesarias. La perseverancia es una de sus cualidades más admirables, esto se evidencia cuando está en proceso de caza y busca de todas las maneras posibles conseguir su objetivo.

Creo que la enseñanza que me da Ángel es que para tener paz mental sólo necesitamos lo mínimo: un lugar donde dormir, comer y cagar, lo demás es añadidura.

Esto me enseñó que hay que disponer las energías más grandes en los aspectos más importantes. Saber utilizar los recursos requiere entender que dar el 100% en todo momento es algo desgastante e incluso ineficiente. Nuestro cuerpo necesita pausas , pero una vez se encuentra el momento indicado para actuar lo más importante es perseverar y darlo todo. Si no se logra el objetivo no importa, ya se podrá descansar y pensar en un mejor plan .

La locura espontanea

Una de las razones por las cuales los videos de gatos son tan virales es por su capacidad de hacer cosas insólitas. Sus comportamientos a veces son salidos de toda la lógica o coherencia generando así cualquier tipo de emociones. Los felinos son animales sigilosos , expertos cazadores que hacen de la astucia y perspicacia un arma para no ser detectados por sus presas.

Pero en ocasiones no es necesario siempre actuar de acuerdo a nuestro rol en la vida. Un rato de locura siempre es bienvenido, al final son esos momentos los que nos quedan en el recuerdo y nos permite seguir interpretando nuestro rol después de abrazar la espontaneidad.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s