En memoria de Antonio Escohotado

Un fenómeno extraño es cuando sentimos de manera muy cercana la muerte de una persona que nunca conocimos y quien jamás supo absolutamente nada de nuestras vidas. Nos pasa con los ídolos deportivos, artísticos, políticos, religiosos, etc. En este caso quiero hablar de una de mis influencias intelectuales quien recientemente dejó este mundo y al que quiero dedicarle este texto

El domingo 21 de noviembre de 2021 fallece en Ibiza el filosofo español Antonio Escohotado y a ese flaco anciano que amaba fumar en entrevistas lo voy a extrañar. A simples rasgos Escohotado fue un filosofo, ensayista y escritor español con una agitada vida intelectual que duró décadas. Ganó fama mundial con su obra Historia General de las Drogas, libro que dicho sea de paso me acompañó en las primeras semanas de cuarentena.

Por supuesto Escohotado fue mucho más que eso y considero que su otra obra maestra en realidad fue la trilogía de los enemigos del comercio; aspecto que representan una interesante paradoja de su vida. En sus años de juventud Antonio fue un defensor a ultranza del comunismo, con el paso de los años su postura fue cambiando hasta el punto de escribir en más de mil páginas una defensa acérrima del libre mercado.

Más allá de las discrepancias que pueda tener con algunas de sus ideas, este es un hecho que nos retrata su espíritu de libertad intelectual. Hablamos de un tipo que guiado por su curiosidad no tuvo ningún problema en cambiar de idea, así está fuera clave en su identidad como sujeto.

La primera vez que supe de él fue hace pocos años a través de este video que es quizás una de sus obras más virales:

Cautivado por su idea de educación decidí conocer más de su obra y empecé a buscar sus videos y cada vez que los veía me sentía más inspirado. Había algo en particular de Escohotado que ya mencioné en otro texto cuando hablaba de mis canales favoritos de youtube. Siempre que lo escuchaba hablar me sentía totalmente ignorante, no sabía casi nada de lo que él decía y esto personalmente vale oro ya que estaba aprendiendo.

Antonio tenía una profunda pasión por el conocimiento y en ese aspecto me identificó con él, su misma pasión lo llevaba en promedio a pasar casi 8 horas al día leyendo . Según sus conocidos esta práctica la mantuvo por décadas por lo que hablamos de alguien que pasó la mayor parte de su vida buscando ser menos ignorante.

Recolectó frutos de su sed de conocimiento ya que publicó importantes obras traducidas a diversos idiomas, se convirtió en un referente intelectual y se dio el gusto de codearse con otros genios como Aldous Huxley. Personalmente lo considero una de mis mayores referencias intelectuales a la hora de ver y entender la realidad.

Antonio tenía una profunda pasión por el conocimiento y en ese aspecto me identificó con él, su misma pasión lo llevaba en promedio a pasar casi 8 horas al día leyendo .

Su vida en general fue bastante intensa. Entendiendo la libertad como valor supremo (aspecto que también comparto con él) no solo abrió su mente a diversas áreas del conocimiento y del pensamiento sino que tuvo una vida donde estoy seguro que la disfrutó. Abrió discotecas, viajó por el mundo, probó diversas sustancias, aprendió idiomas, estuvo en la cárcel, fue una figura reconocida, escribió como pocos y vivió como casi ninguno.

Sus últimos años los dedicó a dar entrevistas que fueron bien divulgadas por su hijo a través de las plataformas digitales. Tuvo en el final de sus tiempos un reconocimiento que lo rescató del olvido habitual que tienen las figuras intelectuales en sus años de vejez. Por supuesto su muerte no fue la gran noticia, no tuvo tanto eco, pero ha dado para diversos homenajes en el mundo del habla hispana.

Ya en sus últimos videos se notaba que sus días finales estaban sucediendo, en un pequeño cuerpo resultado de una vida de excesos, viajes y conocimiento se formaban los pensamientos finales de quien a mi juicio era la persona de habla hispana más inteligente de la que tuve conocimiento. Además el buen Antonio tuvo uno de esos privilegios que muy pocos pueden tener, morir prácticamente cuando quería ya que en sus videos finales dejaba expreso su deseo de descansar.

Gracias a Antonio por todo el conocimiento brindado y por las múltiples veces que me hiciste llegar a nuevas ideas, conclusiones o cambios de opinión. Finalmente comparto dos cosas brillantes de su obra, una frase sobre la muerte y una entrevista donde hacía gala de su saber.

Para no acabar con un patético pataleo ante la parca. Ir envejeciendo debe usarse para aprender el desapego. Reduciendo paso a paso un instinto de conservación que nos ayudó a sobrellevar dificultades; pero resulta progresivamente absurdo

Antonio Escohotado

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s