No idealicemos el amor romántico

Está en la letra de las canciones y es el tema principal de un importante porcentaje de la producción de cine. El amor romántico es una de las grandes experiencias que podemos vivir los seres humanos. El problema es que al idealizarlo tanto nos entramos a un terreno de irracionalidad, falsas expectativas y en ocasiones sufrimiento.

Es posiblemente una de las drogas más poderosas que hay, el cóctel de químicos que presenta el cerebro de una persona enamorada hace entendible el porqué parecemos adictos al amor. En este caso no hablo del amor en general, sino del amor romántico, un concepto que algunos piensan fue un invento occidental pero en realidad responde a la naturaleza humana. En cualquier cultura se va a encontrar personas enamoradas, independientemente del cómo los conceptos de matrimonio, familia o vínculos sociales son entendidos dentro de su contexto.

El enamoramiento es uno de los trucos favoritos de la naturaleza para poder perpetuar la reproducción. Precisamente este festín de feromonas o neuroquímicos tiene como raíz un natural deseo de reproducción; sin embargo los humanos también nos podemos enamorar sin necesidad de buscar una descendencia. A pesar de ello el enamoramiento más vivo y su explosión de lindas emociones se disipa con el tiempo, al final los vínculos de las personas amadas se van transformando dejando atrás esas emociones que muy bien saben explotar los artistas.

El hecho que los seres humanos nos podamos enamorar ha creado la base de uno de los conceptos de mayor influencia: El amor romántico. La idea de dos personas que caen atrapadas en las redes del otro, donde todas las necesidades emocionales quedan satisfechas y se crea un vinculo que tiene como misión durar para siempre. A pesar que el amor romántico es una de las cosas que puede ser muy lindas en la vida, su idealización también trae consigo algunos problemas.

Collar de la paloma: una obra escrita hace casi un milenio y que nos habla del mismo amor como lo entendemos ahora

Se podría decir que todo este aparato cultural que explota un sentimiento humano tiene el problema de generar falsas expectativas. Creo que la principal es casi considerar como sinónimos al amor romántico y la felicidad, plantear que sin lo uno no existe lo otro. Lo cierto es que no es así ya que la felicidad recae más en una cuestión individual desde la satisfacción con la propia vida en diferentes áreas; asumiendo que en no todas se está perfecto . Una pareja puede mejorar momentáneamente los problemas emocionales de un ser infeliz, pero con el tiempo esta persona se puede convertir en simplemente un infeliz con pareja.

Ni la felicidad ni el valor de un individuo tiene relación alguna con su estado civil. En medio de la idealización cultural a veces se olvida que las relaciones de pareja en realidad no son fáciles. El compromiso implica ciertos beneficios para los individuos como tener una fuente de afecto, sexo y compañía. Sin embargo, el compromiso implica también lidiar con lo peor de cada persona. Los humanos también somos seres frágiles, llenos de angustia, miedos y ansiedades, pocas vidas se salvan de tener un espacio dedicado al sufrimiento.

Aunque en la vida es normal lidiar con los defectos de las personas como los de nuestros padres o hijos, el discurso del amor romántico complica la situación cuando se habla de pareja. La razón es que dentro de este discurso se promueve depositar todas nuestras necesidades emocionales en una sola persona, y ahí comienza el problema. Una situación muy común es deducir si a alguien le va bien o mal en el amor basándose en exclusiva si tiene o no pareja.

la felicidad recae más en una cuestión individual desde la satisfacción con la propia vida en diferentes áreas; asumiendo que en no todas se está perfecto

Asumir que la única o principal fuente de amor es una pareja puede generar una completa desilusión cuando nos damos cuenta que ese ser idealizado es tan solo un ser humano. Frases como «eres mi todo», «eres mi razón de vivir» puedan llegar a ser impactantes, bonitas y por supuesto que no sobran en momentos de demostración de cariño. El problema es cuando estas frases realmente son ciertas, cuando una persona pone el sentido de su vida en otro individuo que por más que desee no podrá satisfacer todas las necesidades emocionales de su pareja.

La idea de la media naranja es peligrosa en la medida que se construye sobre la base que un sujeto sin una pareja es un ser incompleto. Este asunto pesa muchísimo sobre la psique de millones de personas que anhelan la felicidad a través de la obtención de una pareja; algunos llevados por la desesperación terminan tomando pésimas decisiones para su vida. Tener pareja no significa tener amor, eso lo puede confirmar las miles de personas que son maltratadas por sus parejas diariamente.

Algo parecido a lo anterior es pensar que la ausencia de pareja significa ausencia de amor. Personalmente abogo por una idea de amor diferente, algo parecido al concepto de Amor Fati de Nietzsche que lo plantea como una actitud amorosa hacia la existencia. Creo también que el amor que socialmente deberíamos tener como referencia es aquel que va dirigida a las personas en general, un poco como lo plantea Jesucristo cuando habla de amar al prójimo. Esto podría beneficiar mentalmente a muchas personas dado que nos podríamos evitar noticias como las del suicidio de una joven porque su novio la dejo, a pesar de ella tener un circulo afectivo a su alrededor.

El amor no se resuma en tener una cena romántica, una carta con las mejores palabras o prolongados momentos de sonrisa mutua. Si bien estas cosas son valiosas en la vida, su idealización hace que personas piensen que no tienen amor solo porque no tienen con quien pasar el día de San Valentín. Al amor también lo podemos encontrar ayudando a otras personas, adoptando un niño o escribiendo una carta hacia la figura materna o paterna. Incluso hay un acto de amor más grande y es cuando hacemos las paces con nosotros mismos; ya que estamos dispuestos a tolerar defectos en una pareja romántica, así mismo podemos aceptar los nuestros, ver nuestras virtudes y buscar tener siempre la mejor relación con nuestro propio ser.

Pienso que resolviendo primero estos problemas de amor interno y fortaleciendo la relación con nuestras personas más cercanas, tendremos las herramientas de poder amar a una pareja de la manera adecuada. Porque también es importante saber que la persona «ideal» no existe, solo nos encontraremos con seres humanos con diferentes luchas, virtudes o defectos. La clave es elegir aquella persona lo suficientemente buena, alguien cuyos defectos podamos tolerar en una dosis diaria y cuyas virtudes hagan que se ame mejor cada día más.

Durante todo este texto he sido claro que el amor romántico es una hermosa experiencia, siempre que se den algunas circunstancias de respeto, admiración o cariño mutuo. Pero ubicar al amor romántico por encima de otro tipo de amor es lo que considero peligroso. Si se ama la vida y se tiene amor en ella, una relación de pareja es un complemento más que hace nuestra existencia mejor, no siendo ni el sentido de nuestra realidad ni mucho menos nuestra única fuente de amor.

Ni la felicidad ni el valor de un individuo tiene relación alguna con su estado civil

Finalmente nuestros cuerpos están hechos para sentir esas mariposas en el estomago cuando vemos a la persona que nos gusta. Todo esto es algo natural e incluso el grado de irracionalidad y locura que se da en las relaciones de pareja es algo esperable y a veces deseable. Sin embargo, la idealización del amor romántico como el objetivo de nuestras vidas o como algo que nos dé o quite valor no es una idea útil para la sociedad. Al final siempre termino recordando a los budistas cuando hablan que la fuente del sufrimiento es el apego. Hasta los amores que parecen una historia de Disney tienen su final, bien sea porque simplemente las cosas no se dieron o que apareció la infaltable y caprichosa muerte. He ahí lo peligroso de basar la vida emocional en un solo individuo que también está tan sujeto al caos y la desaparición como nosotros mismos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s